desdelapole.es logo

El cambio de Sainz a Ferrari, decisión arriesgada

La decisión del piloto madrileño de F1 Carlos Sainz deja muchas dudas sobre la mesa pese a estar en su mejor momento.
Carlos Sainz celebra el segundo puesto en el GP de Italia 2020
Sainz está en su mejor momento - @Carlossainz55

Hace unos meses conocíamos la noticia de que Vettel deja Ferrari por no recibir ninguna oferta de renovación por parte de la escudería italiana. Rápidamente empezaron los rumores sobre qué piloto podría ocupar su asiento, hablando de Nico Hulkenberg o incluso de Fernando Alonso, pero más sorprendente aún fue la noticia que de manera oficial informaba sobre que el asiente libre en Ferrari lo ocuparía Carlos Sainz.

A principio de temporada, con los resultados e impresiones de un Gran Premio todavía por descrubrir, parecía la decisión correcta y un gran paso al frente para un piloto de la calidad de Sainz, pero vista la evolución del equipo, los resultados y las espectativas, se empieza a cuestionar de si realmente fue una decisión correcta.

- La evolución de Carlos Sainz -
Fernando Alonso y Carlos Sainz con una bandera de España en el GP de España 2018
Carlos Sainz ha evolucionado muy rápido en apenas uno años en F1 - @Carlossainz55

Carlos entró en la Fórmula 1 de la mano de Red Bull, marca a la que ha estado ligado hasta hace unos años. Entró en Toro Rosso - la actual AlphaTauri - y se vió rodeado de pilotos con Verstappen o Kvyat. La rivalidad con el piloto holandés se hizo patente además de la apuesta y simpatía de Horner y Marko por Vesrtappen, que hizo que el holandés subiera al primer equipo y dejara a Sainz sin la oportunidad.

Posteriormente, con la llegada de Ricciardo, Sainz veía cómo se quedaba sin opciones de llegar a Red Bull y a mitad de la temporada 2017 se le abren las puertas de Renault, tras decidir bajar del coche a Jolyon Palmer por su bajo rendimiento. Sainz se sube al Renault en el GP de Estado Unidos y forma pareja con Nico Hulkenberg durante ese año y durante 2018.

Pero del mismo modo en que Renault le abrió la puerta, al año siguiente se la cerró. La escudería francesa apostaba por Daniel Ricciardo, que abandonaba Red Bull casi de forma obligada, y Renault no se lo pensó dos veces, pues más que pensar en si Sainz era mejor o pero para el equipo, a la escudería le preocupaba más "quitarle" a uno de sus pilotos a Red Bull, que rompía contrato con los motores Renault. Así, Sainz se quedaba sin equipo para la temporada 2019 a la espera de algún posible contrato, cosa que ocurrió cuando Fernando Alonso anunció su retirada de la Fórmula 1 de forma temporal. En ese momento se encontraba en McLaren tras unas malas temporadas pero con la intención de una reestructuración completa del equipo para devolver a la escudería inglesa a lo más alto. Sainz ocuparía el coche de Fernando Alonso en 2019.

Su primera temporada en McLaren fue muy prometedora. Se adaptó muy bien al equipo que se encontraba en un cambio y avance positivo hacia la mejora continua del monoplaza. Junto con Lando Norris, ambos hicieron una excelente temporada y el español acabó en sexta posición en el mundial de pilotos, teniendo en cuenta que había, al menos, seis coches mejores que el McLaren en esa temporada.

Esta temporada estamos viendo a un buen McLaren, un mejor Norris y a un excelente Carlos Sainz al que hemos visto incluso luchar por la victoria hace unos días en Italia. El estado de forma del piloto madrileño es muy bueno y se encuentra en su mejor momento.

- La decisión de ir a Ferrari -
Bandera de Ferrari en un circuito
La complicada situación de Ferrari pone en duda la decisión de Sainz - @ScuderiaFerrari

Muchos pilotos en la historia pasada y reciente han declarado en alguna ocasión su sueño de correr en Ferrari en Fórmula 1. Es uno de los equipos con más historia de la F1 junto con multitud de records y pilotos campeones al que nadie se atrevería a sacar de la Fórmula 1, simplemente por su nombre.

Se presentaba ante Carlos la oportunidad de competir en el coche rojo más histórico de la Fórmula 1 y el más deseado. Por supuesto, le sobran méritos para subirse al monoplaza y ganas no le faltan, pero ahora debe dejar a un equipo en pleno auge como McLaren y subirse a otro en plena caída como Ferrari.

Y es que los de Maranello están en su pero temporada de los últimos años; han pasado de luchar por el mundial, a luchar por algunos puntos o por no ser últimos. El bajo rendimiento del motor, el fallo de concepto y otros errores humanos han llevado al equipo a una situación muy complicada que no tiene pinta de resolverse a corto plazo. Los italianos no son optimistas para el próximo año y ya centran sus esfuerzo en 2022 con el cambio de reglamento.

Así pues, el próximo año, a Carlos Sainz le espera una andadura complicada, con un coche que no ganará el mundial, ni de pilotos ni de constructores, y que muy probablemente se encontrará luchando con su actual equipo codo con codo. Además, contará con un compañero muy ambicioso como es Charles Leclerc. Ninguno de los dos pilotos quiere ser número dos pero Sainz ya sabe lo que es estar en esta situación. Se intuye una temporada complicada en todos los aspectos para Sain.

Para los más supersticiosos, Sainz llegó a Renault en un mal momento del equipo y el equipo despegó. Llegó a McLaren tras su peor época, y está volando. Ahora irá a Ferrari en una complicada situación; lo que sucederá, el tiempo nos lo dirá.