desdelapole.es logo

Hamilton, el despiadado

Las heridas del choque entre Hamilton y Verstappen aún están abiertas para el GP de Hungría
Lewis Hamilton levantando la bandera del Reino Unido durante el Gran Premio
Hamilton se quita la careta

Ya hace más de una semana del Gran Premio de Gran Bretaña y a día de hoy se siguen conociendo detalles del incidente ocurrido entre Lewis Hamilton y Max Verstappen.

Pero más allá del propio incidente, de las consecuencias para ambos pilotos y para Red Bull, hay un detalle más profundo que se ha hecho visible: la sed de Hamilton.

- Hamilton saca sus garras -

Acostumbrados a ver a un Hamilton mentalmente equilibrado, sumido en la lucha contra las desigualdades y un misticismo casi propio de un chamán, se nos hace un poco raro verle pelear por una posición; ya que nos tiene mal acostumbrados a verle liderar de principio a fin.

La necesidad de recortar distancias, para él y para Mercedes, era más que evidente pero no era esperado ese nivel de agresividad y beligerancia que presentó en las primeras curvas del Gran Premio de Gran Bretaña. A algunos nos recordó al Hamilton que se enzarzaba con su compañero de equipo en McLaren - Fernando Alonso - y que ya algunos pensaban había desaparecido.

Pero como dice el refrán: aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Resulta que el viejo Hamilton no había muerto, sino que estaba dormido, a la espera de que se le reclamara cuando llegara el momento; y el momento llegó. Llegó y mandó a paseo al místico Hamilton para ir con todo y más a por su trofeo; tanto que se pasó de efusividad y su desmedida costó la carrera de Verstappen y a él una penalización en carrera - cosa que le dio igual pues acabó ganando.

Independientemente de cómo acabara la carrera para cada uno de ellos, vimos a un Hamilton que tiene que tomar riesgos ya no para ganar, sino para luchar por victorias. Las cosas ya no son sencillas y ahora cada punto cuenta en un campeonato donde tanto Hamilton como Mercedes van por detrás en la clasificación.

A partir de ahora podríamos decir que se ha abierto la veda y que veremos una lucha de tú a tú entre Hamilton y Verstappen donde el Hamilton original ha vuelto para bajar su nivel y demostrar de lo que es capaz, para bien y para mal.

Cómo acabará esta contienda sólo nos lo dirá el tiempo pero mucho ojo con dicho juez pues puede acabar castigando al espectáculo donde sólo reinen perdedores.