desdelapole.es logo

La relación Ricciardo - Norris preocupa a McLaren

La llegada del australiano Daniel Ricciardo preocupa al equipo McLaren por su relación con Lando Norris.
Mecánico de McLaren preocupado en el box
McLaren pone ojo en sus pilotos después de sus malos años en F1 - @McLarenF1

El piloto australiano, Daniel Ricciardo, llega a McLaren para suplir la salida de Carlos Sainz del equipo inglés. Una salida que se producía al inicio de la temporada con el anuncio de la no renovación por parte de Ferrari de Sebastian Vettel, movimiento que le abría la puerta al piloto español.

Sainz y Norris han compartido equipo durante dos años, los dos mejores años de McLaren desde hacía mucho tiempo tras una época en la que los malos resultados y la poca fiabilidad eran elementos presentes en cada Gran Premio.

- Los pilotos de McLaren -

En 2018, McLaren apostó fuerte por un cambio de motor, después de los continuos problemas de fiabilidad y quejas de su Fernando Alonso expresadas públicamente, incluso por radio durante la carrera, con el motor Honda. Renault se convertía en el motorizador de McLaren hasta el final de esta temporada, y recordemos las buenas sensaciones que transmitió al equipo en el GP de Australia, con ese quinto puesto de Alonso y el famoso "we can fly".

Lamentablemente, sólo fue un espejismo y salieron a la luz los graves problemas de chasis y aerodinámicos que presentaba el monoplaza; algo de lo que siempre habían presumido y presupuesto como sus fortalezas. Esto hacía que el equipo tomara la decisión de reconstruir su monoplaza para llegar a ser un equipo competitivo y se viera obligado a reestructurar su proyecto con grandes ingenieros, como Andreas Seidl, pero incorporaba dos nuevos y jóvenes pilotos a sus filas: Lando Norris y Carlos Sainz. Puede que los problemas económicos que todavía arrastra la escudería les obligaran a reducir su presupuesto en pilotos después de apostar fuerta por la reestructuración de base.

Lo cierto es que Sainz venía de ser despedido de Renault, precisamente por la llegada de Ricciardo, y Norris debutaba como rookie en McLaren, lo que hacía que la relación entre los pilotos y su rendimiento fuera un problema añadido a las preocupaciones del equipo. Pero nada más lejos de la realidad, Sainz demostró que tiene una madurez por encima de su edad y Norris se adaptó al monoplaza y a la competición muy rápido, dejando ver a finales de la temporada que había llegado a la Fórmula 1 para quedarse.

Desde el primer momento hemos visto una rivalidad natural entre ambos pilotos en la pista pero siempre muy respetuosa. Además, en redes sociales y entrevistas hemos visto la buena sintonía entre dos pilotos tan distintos en caracter, algo de lo que siempre ha presumido el equipo y así han demostrado en esta última temporada, al ser el equipo con los pilotos más equilibrados de la parrilla arrebatando el tercer puesto del mundial de constructores a Renault y Racing Point.

- La llegada de Ricciardo -

A estas alturas no vamos a poner en duda el nivel de Ricciardo. El piloto australiano ya ha demostrado que es un piloto hábil y que siempre trae puntos pese a no haber estado nunca en un coche ganador. Presenta unas cualidades similares a las de Sainz pero con la experiencia de haber estado en un equipo top - sus años en Red Bull - por lo que McLaren no debería preocuparse de su rendimiento.

Sin embargo, llega como "novato" a un equipo donde el joven Norris se ha ganado su asiento, con dos años como piloto oficial y habiendo conseguido grandes resultados como su primer podio en Austria esta temporada. Con la salida de Sainz, Norris se convierte en el piloto más veterano de McLaren aunque la veteranía se mide en años, y en años le gana Ricciardo. Esta situación puede provocar cierta tensión en el piloto inglés en cuanto a su posición dentro del equipo, algo que va a tener que demostrar desde el inicio de la temporada si no quiere que Ricciardo le pase por encima.

Ambos pilotos tienen un carácter parecido; son muy risueños y bromistas de cara al público pero habrá que ver cómo funciona su relación en pista donde en los últimos años hemos visto como los monoplazas luchaban por posición casi en cada Gran Premio. Con la llegada del motor Mercedes y las mejoras que incorpora el equipo al monoplaza en lo que puede ser el golpe definitivo para convertirse en un equipo top en 2022, las preocupaciones por la relación de los pilotos adquieren más importancia ya que el equipo no quiere que todo el esfuerzo de los años anteriores y lo que han conseguido hasta llegar aquí, acabe por tierra por no conseguir los puntos necesarios.

Esto sólo nos lo dirá el tiempo pero el inicio de la temporada será clave para McLaren y sus pilotos de cara al mundial de constructores.