desdelapole.es logo

Los pilotos no quieren ser los primeros en Monza

En el circuito de Monza en el Gran Premio de Italia de F1 nadie quiere ser el primero. Vemos por qué ocurre esto.
Coche de Red Bull en el circuito de Monza
Los rebufos pueden jugar un papel muy importante en la estrategia de clasificación - @redbullracing

Le llaman el Templo de la Velocidad por ser un icono del automovilismo con una media de velocidad de 260 km/h por vuelta.

Su recta principal es muy larga y con espacio para adelantar y esto juega en contra de los coches más rápidos. Resulta paradójico que en un circuito de velocidad y potencia, los coches más rápidos y potentes no tengan la ventaja. Además, en un circuito de tan baja carga aerodinámica, resulta aún más extraño que sea el factor clave para adelantar. Pero todo tiene una explicación: rebufos.

Que sea un circuito velocidad y potencia nos indica que una de sus características son las rectas y tramos de alta velocidad. Que no sea un circuito aerodinámico también nos indica que es posible ir detrás de otro coche de forma más estable y cómoda que en otros circuitos. Mezclando todo esto obtenemos que podemos ir pegados detrás de un coche más rápido y aprovecharnos de su aire sucio, que al llevar poca carga aerodinámica apenas nos afectaría, y aprovecharnos de ese aire para coger más velocidad y poder adelantar.

- McLaren y los rebufos -

Y es que esto de los rebufos está cogiendo demasiada importancia. McLaren empezó a jugar con ellos en 2018 con Alonso y Vandoorne. Un buen rebufo en este circuito puede dar algunas décimas si se hace bien, y viendo lo apretada que está la clasificación esta temporada - quitemos a los Mercedes de la ecuación - tan sólo una décima puede suponer varias posiciones en parrilla.

El año pasado vimos un espectáculo curioso en la Q3. Los monoplazas salían a por su segundo intento, el definitivo, y todos rodaban muy despacio para no ser ninguno el primero en pasar por la recta principal y así no dar rebufo a nadie a costa de no tener ninguno. Todo el mundo se cedía la posición muy amablemente, a velocidades muy lentas; tan lentas que al final se acabó el tiempo reglamentario para la Q3 y sólo Carlos Sainz se andó listo y pudo hacer la vuelta en tiempo - al final no le sirvió de mucho - pero resultó curioso ver la cara del resto de pilotos y equipos al perder la oportunidad de hacer una vuelta de Q3.

Y hablando de Q3, también hay que destacar que salir desde la pole en este circuito puede ser un problema por lo que comentamos de los rebufos. Es una recta tan larga que salir tercero o cuarto te puede dar la primera posición en la primera curva tan sólo por ir detrás de otro coche.

Si tenemos en cuenta que los Mercedes siempre son los dos primeros y que el tercero suele ser Verstappen, no nos costará mucho imaginar lo que puede ocurrir el domingo en la salida. Si añadimos a Ricciardo en la P4, un piloto que adelanta muy bien, la cosa se pone aún más interesante.

Habrá que esperar hasta la clasificación del sábado para saborear esta sensación pero ya podemos ir abriendo boca con el olor de la cocción a fuego lento.