desdelapole.es logo

Red Bull deja a Mercedes con el morro torcido

Red Bull juega con Mercedes y le gana la partida en los pit stops en el Gran Premio del 70 Aniversario.
Verstappen gana en Silverstone con excelente estrategia
Verstappen gana en Silverstone con excelente estrategia de Red Bull - @F1

Red Bull son los líderes en los pit stops. Ostentan desde hace bastante tiempo el record de velocidad en cambiar la cuatro ruedas del monoplaza y hoy han demostrado que no sólo son rápidos sino que además, son los más listos.

Con la estrategia desde el muro han acabado con el monopolio de Mercedes esta temporada. Desde el muro y desde el coche de Verstappen.

Los de la estrella se han quedado con el morro torcido, ceño fruncido y otras partes apretadas al ver como Red Bull les vapuleaba por doquier.

Todo empezó en la vuelta 13 con un mensaje por radio de Hamilton que decía que sus neumáticos traseros estaban destrozado. Pero no sólo los traseros, los delanteros también estaban en sus últimos giros. Los de Bottas no estaban mucho mejor. 

Verstappen supo de estos detalles y se lanzó a la caza de las flechas plateadas. Su ingeniero le preguntó por radio si no pensaba que era demasiado para sus neumáticos ir tan pronto a la caza de los de delante pero el holandés no se achantó, era ahora o nunca.

Todos los neumáticos de los monoplazas de Mercedes presentaban blisters y la estrategia les obligaba a parar primero a Bottas, que iba en cabeza para pasar de los medios de la salida a los duros. Lo mismo haría Hamilton una vuelta más tarde.

Con sus dos pilotos con ruedas duras nuevas quedaba Verstappen liderando la carrera y Mercedes esperaba a que el holandés parara en boxes para cambiar sus ruedas. Obviamente lo debería hacer más tarde pues salía con los duros.

Pero nada más lejos, el piloto de Red Bull en lugar de quejarse de sus neumáticos se jactaba de lo bien que iban; y no era un farol, pues era capaz de ir superando sus tiempos conforme los neumáticos ganaban antigüedad.

Con unas vueltas más, los neumáticos duros de los Mercedes empezaban a mostrar algunos blisters, quizá demasiado rápido. Esto fue algo que sacó de quicio a Hamilton que intentaba justificar el poco desgaste de Red Bull con unas presiones más bajas en los neumáticos. Recordemos que pirelli fijó una presión concreta para los neumáticos.

- El golpe maestro -

Hasta este punto el trabajo lo había realizado Verstappen al gestionar los neumáticos y mantener un ritmo alto de carrera, aunque algo habrían hecho en Red Bull para que el monoplaza no desgastara los neumáticos como el resto de equipos.

Verstappen, que aún iba con los duros de inicio, tenía que cambiar neumáticos obligatoriamente, pues Pirelli obliga a que la carrera se haga con al menos dos compuestos distintos. Verstappen tenía juegos nuevos de todos los compuestos y lo más razonable era cambiar a medios y luego de nuevo a duros, pues los medios no llegarían hasta el final de la carrera.

En el muro de Red Bull hicieron sus cálculos sobre cuándo debería parar Bottas y Hamilton a por un juego nuevo de duros, pues los que habían puesto nuevos y tenían blisters y sus tiempos por vuelta no eran buenos.

En la vuelta 26 Verstappen entra a boxes y pone los medios. Ya había cumplido con las obligaciones de Pirelli y sólo tenía que esperar a los Mercedes para poner su juego de duros. Jaque mate para Mercedes. Hicieran lo que hicieran Vestappen tenía la ventaja.

Así, en la vuelta 32, Bottas entra a poner un juego nuevo de duros y junto a él lo hace Verstappen. Ambos monoplazas salían con duros nuevos en la misma vuelta, por tanto, mismas condiciones, pero el Red Bull no degradaba neumáticos.

La desesperación y frustración hizo desvariar a Mercedes pues invocaron a la épica para que Hamilton sólo hiciera una parada y llegar hasta el final con el juego de duros que llevaba; viendo el estado de los neumáticos, algo imposible.

- La victoria y la derrota -

Verstappen se marchaba, Bottas iba acompañado de blisters otra vez y Hamilton aún se preguntaba cómo lo había hecho Red Bull.

En Mercedes ya eran conscientes de que Hamilton no llegaría al final y en la vuelta 41 el piloto inglés entró a boxes a por su segundo juego nuevo de duros.

Puede que con Verstappen no pudieran pero sí se la jugarían a Bottas. Así, con neumáticos nuevos, Hamilton pasó por encima de Bottas que apenas podía rodar regalándole, además de la segunda posición, la vuelta rápida.

Victoria para Verstappen y Red Bull muy merecida. Mercedes, a pesar de ocupar la segunda y tercera posición, les supo a derrota.