desdelapole.es logo

Sergio Pérez como reemplazo Max Verstappen

Checo Pérez llega a Red Bull en su mejor nivel y su consistencia podría añadir presión a un irregular Max Verstappen.
Helmut Marko, Sergio Pérez y Christian Horner
La esperanza de Red Bull está puesta en Sergio Pérez - @SChecoPerez

La temporada 2020 de Fórmula 1 ha puesto punto y final después de la confirmación oficial por parte de Red Bull de contar con el piloto mexicano, Sergio Pérez, para la próxima temporada en lugar de Alexander Albon.

Pérez, que viene una de sus mejores temporadas - si no la mejor - donde ha obtenido los mejores resultados de su carrera, ocupará un muy merecido asiento en la categoría reina del motor, junto a Max Verstappen.

- La presión es para Verstappen -

La llegada de Pérez a Red Bull se ha contemplado como un reemplazo para Alexander Albon ante su irregular temporada a cambio de un piloto mucho más experimentado y competitivo como es el mexicano.

Red Bull contará con su piloto estrella, Max Verstappen, y con Sergio Pérez para formar una alineación de alto nivel en la parrilla y poder así luchar por el campeonato de constructores la próxima temporada.

Max Verstappen conduciendo el Red Bull
Verstappen podría tener mucha más presión en 2021 - @redbullracing

Sin embargo, al margen de la lucha por el campeonato de constructores y de la lucha individual de cada piloto dentro de la clasificación de pilotos puede encontrarse un mensaje, digamos oculto, del equipo Red Bull hacia su piloto estrella.

El piloto holandés ha puntuado en 12 de los 17 Grandes Premios que ha disputado, donde en dos ocasiones ha abandonado por accidente y tres por problemas con el monoplaza. Pérez, ha puntuado en todos los Grandes Premios que ha terminado: 13 de un total de 15 disputados ya que se perdió los dos eventos de Gran Bretaña por COVID-19, y tanto en Bahrein como en Abu Dhabi, el motor le impidió hacerse con podios.

La forma de conducir de cada piloto es muy distinta. Verstappen es un piloto tradicionalmente agresivo e irregular, a pesar de lo comedido que ha estado esta temporada en muchas ocasiones, pero cuando se mete en alguna lucha por posición real suele aparecer el demonio que lleva dentro y comete errores que cuestan muchos puntos al equipo.

Sin embargo, Pérez es mucho más consistente y tiene esa veteranía que sólo los años de los buenos pilotos otorgan pese a ser uno de los pilotos más competitivos de toda la parrilla.

Podríamos decir que Sergio Pérez es el Verstappen de Red Bull pero con la madurez que se requiere para un piloto de esta categoría, y en este sentido, le puede poner las cosas muy complicadas al auténtico Verstappen.

- La salida de Verstappen de Red Bull -

El holandés es el hijo predilecto de Red Bull para volver a ser campeones del mundo, pero los años pasan y ninguna de las partes consigue lo que quiere, ni mundial de constructores ni de pilotos.

Después de la era Vettel en Red Bull, la escudería no ha tenido un coche lo suficientemente rápido, potente y fiable como para permitir a uno de sus pilotos luchar por el mundial aunque ahora sí parece que al menos pueden luchar por el de constructores.

En muchas ocasiones hemos escuchado a Verstappen decir que sólo quiere ser primero y el resto de posiciones le dan igual. No parece que Red Bull a día de hoy pueda ofrecer esa opción a uno de sus pilotos, y menos con Mercedes y Hamilton dentro de la competición, y eso es una traba en la carrera de los Verstappen, padre e hijo.

En alguna ocasión se ha especulado sobre la salida de Max Verstappen de Red Bull a equipos tengan coches competitivos y que puedan luchar por la primera posición y dada la incertidumbre que suele generar Red Bull con su continuidad en la Fórmula 1 no sería nada extraño ver un movimiento del holandés a otro equipo, teniendo en cuenta que hay contratos que acaban el próximo año.

Si Pérez se adapta al Red Bull, lo cual parece bastante asequible, puede que el equipo tenga en su mano la válvula de escape para aliviar la presión de los Verstappen. Todo dependerá de la situación del coche el próximo año y de la evolución individual de cada piloto dentro del equipo.

Quién sabe si la próxima temporada también tendrá tanto revuelo a nivel de movimientos de pilotos como la que acaba de terminar.